Campaña Especial de Primavera: Experiencias

¡Vive diferente, haz diferente!

Esta primavera comparte con tus seres queridos experiencias para disfrutar en la Naturaleza.

Te ofrecemos packs de experiencias que incluyen viajes en barco, visitas guiadas y otras sorpresas por precios asequibles a todos los públicos.

Experiencias en la Provincia de Pontevedra

Cómo hacer el análisis ambiental del ciclo de vida de un producto

Nov 27, 2023 | Consumo Responsable, Desarrollo Sostenible, Rutinas Sostenibles

Analizar el ciclo de vida de un producto nos ayuda a conocer su impacto ambiental en cada una de las fases de su ciclo de vida. ¿No sabes qué significa el impacto ambiental ni las fases del ciclo de vida de un producto? ¡Tranquilx y continúa leyendo! Tras leer este artículo lo entenderás, te alegrarás de conocer estos conceptos como consumidor y podrás hacer el análisis del ciclo de vida de un producto por ti mismo.

Con este artículo comenzamos una serie de post que tienen un objetivo claro:

Queremos que los consumidores de a pie puedan aplicar su propio criterio de compras responsables y sostenibles sin volverse locos ante el exceso de información, el greenwashing y la falta de tiempo.

Nos hemos propuesto una labor imposible de completar en un solo artículo. Pero pensamos que merece la pena estructurar toda esta información y ofrecértela de manera masticable y fraccionada. Más abajo te ofrecemos una relación de artículos que continúan ampliando esta temática.

Aclarado lo anterior, comenzamos:

Si queremos que nuestras compras sean sostenibles debemos tener en cuenta cómo repercute en la sociedad y en el medio ambiente consumir estos productos (o servicios). Así mismo, hacer un análisis realista implica tener en cuenta estas consecuencias desde el punto inicial hasta el punto final de la existencia del producto.

A este conjunto de fases asociadas a la existencia y al consumo de productos se les llama ciclo de vida (puedes ver en qué consisten cada una de las fases en la primera imagen del post).

[Si llegando hasta aquí, te sientes más interesadx en desarrollar tu criterio práctico y identificar qué productos son sostenibles en tus compras habituales, accede al enlace. Próximamente también publicaremos un artículo especializado en escoger artículos de limpieza sostenibles de una forma rápida y fácil. En este artículo continuaremos ofreciendo la información previa necesaria para desarrollar este criterio con fundamentos.]

La siguiente imagen  nos muestra cuáles son los principales impactos ambientales que desencadenan las actividades industriales y humanas en la naturaleza.

Tipos de impacto ambiental causados por la producción industrial

La información compartida en las imágenes anteriores nos prepara para el ánalisis ambiental del ciclo de vida de  los productos que están a nuestro alcance en el mercado.

A continuación, te mostramos la estructura del texto:

Tipos de impacto ambiental a lo largo del ciclo de vida de un producto

Los factores más notables que impactan en el medio ambiente como consecuencia de la producción industrial y de la actividad humana son los siguientes:

  • La emisión de gases efecto invernadero (GEI). Genera el calentamiento global y, a su vez, el cambio climático.
  • El consumo y la contaminación del agua. Provoca escasez de agua en algunos lugares del planeta y envenenamientos e intoxicaciones de personas, animales y plantas.
  • El vertido de químicos tóxicos al medio ambiente. Contaminan el agua y el aire, provocan daños irreversibles en animales y plantas, incluso su muerte y extinción.
  • Los desechos plásticos (especialmente los envases de un solo uso). Vertidos en la naturaleza, contaminan ríos y mares matando a las especies marinas. Quemados, emiten mucha cantidad de GEI. Acumulados en vertederos, ocupan y contaminan espacios de gran extensión, que quedan inutilizados para la vida.
  • Producción y vertido de otros residuos. Pueden ser sólidos, gases o líquidos, perjudican a todos los seres vivos causando enfermedades y muerte.
  • Disminución de los espacios disponibles para la vida salvaje. Provoca desequilibrios ecológicos, empobrecimiento de la variedad de animales y plantas existentes hasta ahora y extinción de especies.

Una vez que estamos familiarizados con las diferentes consecuencias negativas que puede tener la actividad industrial y humana en el medio ambiente, estaremos preparados para responder a la siguiente pregunta:

¿Qué impactos ambientales se dan en cada fase del ciclo de vida del producto X?

Planteando esta cuestión en cada fase del ciclo de vida del producto podremos llegar a valorar la sostenibilidad del producto de una manera mucho más fácil y certera que si nos limitamos a hacer una valoración general. Esto es lo que llamamos:

Análisis ambiental del ciclo de vida de un producto

A continuación vamos a desarrollar este análisis teniendo en cuenta los factores involucrados en cada fase del ciclo de vida:

Análisis ambiental de la extracción de recursos y la producción industrial

Para generar un producto necesitamos extraer recursos naturales y la existencia de una planta de producción. Fruto de los procesos y el consumo de los recursos extraídos, se producen desechos industriales y existe la posibilidad de vertidos de residuos al entorno.

Si no son gestionados respetando el medio ambiente, cada uno de estos factores puede provocar alguno de los impactos ambientales anteriormente mencionados. Destacamos sobre todo:

  • La emisión de gases efecto invernadero.
  • Consumo y contaminación de aguas.
  • El vertido de residuos al entorno.
  • Daños a los ecosistemas locales dónde se construye la planta industrial o dónde se extraen los recursos.
  • Daño a las comunidades humanas locales tras el abandono de las explotaciones una vez los recursos se agotan. La industria abandona el lugar y los miembros de las comunidades locales pierden sus trabajos. Tampoco pueden recuperar el medio de subsistencia que tenían antes de la llegada de la empresa, pues su entorno se ha quedado sin recursos y su medio ambiente se ha deteriorado.

Respecto a esto, podemos decir que existen regulaciones de gestión ambiental y normas de garantía y seguridad específicas en casi todos los países del mundo. Sin embargo, en unos lugares son más estrictas que en otros, existiendo la posibilidad de que se otorguen permisos corruptos en algunas circunstancias.

En Europa, tenemos la suerte de contar con unas normas de calidad estandarizadas para la gestión ambiental durante la fase de producción. Estas son bastante respetuosas con el entorno y conscientes de las consecuencias que puede acarrear una mala gestión ambiental de las industrias.

Análisis ambiental de los procesos de envasado

El principal cometido de un empaquetado es formar una atmósfera protectora que conserve los productos, los mantenga al vacío, en ambiente estéril o evitando potenciales daños hasta que llegue el momento de su uso. Tener claro este objetivo nos permitirá valorar si el embalaje del producto X es verdaderamente necesario.

Hoy en día las empresas realizan inversiones en ecodiseño y en optimizar sus empaquetados para minimizar el impacto de los materiales utilizados. También investigan nuevos materiales con el fin de que sean amigables con el medio ambiente.

A pesar de estos avances, en el grueso del mercado se siguen vendiendo muchísimos productos sobreenvasados, que usan grandes cantidades de plástico en sus embalajes o que los comercializan en dosis muy pequeñas, de manera que muchas veces cuesta más el embalaje que el contenido (sobre todo a nivel ecológico).

Por otro lado, existen diferentes recursos y materiales que pueden ser utilizados en los empaquetados según la naturaleza del producto (en función de que sean productos perecederos, delicados, de limpieza, tecnológicos, etc). Así mismo, el impacto ambiental de cada uno de estos materiales depende de la materia prima que los origina. En esta ocasión, vamos a analizar el impacto ambiental de dos tipos de materiales:

Materiales derivados de combustibles fósiles: plásticos

En la producción de embalajes de plástico podemos destacar los siguientes impactos:

  • Emisión de GEI. La mayoría de los plásticos se producen usando combustibles fósiles como materia prima, provocando emisiones de GEI durante prácticamente todo su ciclo de vida.
  • Desecho, acumulación y contaminación por residuos plásticos. El plástico nos está invadiendo a todos los niveles, en diferentes escalas y tamaños. Así podemos encontrar islas kilométricas de desechos plásticos en medio del mar; animales salvajes muertos de inanición pero con el estómago lleno de plásticos y; nuevas enfermedades causadas por la acción de microplásticos que intervienen el funcionamiento de nuestro metabolismo corporal.

El plástico de un solo uso es el embalaje que mayor impacto ambiental tiene. Esto resulta paradójico porque también es el más utilizado para el empaquetado en la mayoría de los contextos.

Materiales derivados de la celulosa: papel y cartón

El uso del papel y del cartón nos puede parecer un sustituto con poco impacto ambiental. La verdad es que esto sólo resulta cierto cuando estos materiales son reciclados y reciclables. En caso contrario, debemos tener en cuenta los siguientes impactos:

  • Deforestación de bosques para producir papel. En otras ocasiones, se eliminan bosques nativos para establecer plantaciones con fines comerciales.
  • Destrucción de ecosistemas naturales y de vida salvaje. Los hábitats autóctonos pierden espacio, se rompen los equilibrios ecológicos y todos los seres vivos que se interrelacionaban en estos ecosistemas entran también en riesgo de desaparecer.
  • Aumento de la concentración de gases de efecto invernadero. Debido a la deforestación, cada vez existen menos árboles que nos suministren oxígeno y eliminen el CO2 presente en el aire que respiramos.

Análisis ambiental del almacenaje de productos

El almacenaje de los productos consume tiempo y espacio. Estos dos factores pueden parecer poco significativos, veremos ahora que sí lo son:

¿Cómo afecta el tiempo de almacenamiento a un producto?

Mantener productos almacenados durante largos periodos de tiempo implica el desarrollo de mecanismos para su conservación que eviten la contaminación o el deterioro del producto.

Por tanto, si se prevé que el producto va a ser almacenado por largo tiempo se utilizarán embalajes más robustos y frecuentemente se incluirán en su composición aditivos químicos conservantes. Estos compuestos se trasladan a nuestro cuerpo, siendo algunos de ellos perjudiciales para nuestra salud.

¿Cómo afecta el espacio destinado al almacenamiento de productos?

Ocupar grandes volúmenes almacenando productos reduce el espacio disponible para otras actividades y también implica la construcción de infraestructuras para acceder a esos espacios. Estas dos circunstancias asociadas repercuten en la prosperidad de los ecosistemas salvajes.

Análisis ambiental de la distribución de productos

El principal impacto ambiental que tiene el transporte de un producto desde su lugar de producción hasta el consumidor final son las emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera.

La cantidad de GEI emitidas durante la distribución de mercancías depende de tres factores principales: la distancia desde la planta de producción hasta el consumidor final, el tipo de transporte utilizado para su distribución y la existencia de múltiples intermediarios o transportistas.

El transporte de mercancías en tren es la solución de menor impacto ambiental. Le sigue el transporte marítimo y por último, el transporte aéreo y por carretera, ambos muy contaminantes.

En lo que concierne a los intermediarios, podemos decir que cuantos más lugares de almacenaje temporal haya y más transportes parciales del producto se realicen, más aumentarán las emisiones de GEI a la atmósfera.

Análisis ambiental de la venta de productos

En la era moderna que nos envuelve, los métodos de venta se han revolucionado e incluso podríamos decir que han mutado. Las pequeñas tiendas de barrio están en declive en pro de las grandes superficies comerciales. Por otro lado, cada día se abren más y más tiendas online.

Aunque estas novedades resultan muy cómodas para los consumidores, debemos tener en cuenta que:

Aumentar el número y la variedad de productos disponibles (tanto en grandes superficies, como en tiendas online) aumenta el consumo de recursos para mantener este suministro. Así mismo, perjudica a las comunidades locales productoras de materias primas que, demasiado a menudo, ven como su producción se aleja sin repercutirles de manera justa.

Además, cada tipo de canal impacta en el ambiente con diferentes intensidades:

Canales de venta física

La venta física de un producto precisa habilitar infraestructuras para llevar a cabo el proceso. Es decir,  implica la existencia de dos lugares distintos: el primero, un lugar privado dónde se almacena el stock; y el segundo, un local comercial dónde se ofrece la mercancía al público.

Si estas infraesctucturas son de tamaño masivo, en su construcción y mantenimiento se implican grandes cantidades de emisiones de GEI y la desaparición de zonas naturales aptas para los ecosistemas naturales.

Canales de venta online

La venta online se realiza en plataformas web, no utiliza locales comerciales de venta al público pero sí requiere espacios para el almacenaje. Estas tiendas online suelen tener presencia internacional, esto conlleva a que las mercancías recorran muchas veces distancias absurdamente largas hasta llegar a su comprador.

También en este canal de venta podemos destacar unas elevadísimas emisiones de GEI causadas por el transporte y por el mantenimiento web de las plataformas.

Por último, en ambos tipos de canales, los productos vuelven a ser empaquetados, con bolsas, cajas y embalajes.

Análisis ambiental del uso de un producto

Durante el uso de un producto nuestras circunstancias personales son el factor más importante a tener en cuenta, incluso cuando hablamos de impacto ambiental.

No debemos olvidar que nosotros formamos parte de la naturaleza y que el uso de los productos afecta directamente a nuestra salud y bienestar, para bien o para mal.

Por otro lado, para valorar  cómo repercutimos en el medio ambiente durante el uso de productos debemos tener en cuenta su durabilidad y el fin para el que han sido designados, la inocuidad de sus componentes, si se liberan sustancias secundarias durante su uso y su consumo de energía u otros recursos.

Análisis ambiental del desecho y de los residuos

Los consumidores de a pie acostumbramos a desechar en contenedores y papeleras todo lo que ya no es aprovechable para nosotros, tanto si estamos en el exterior, como si nos escontramos en casa. Una vez vertido en el contenedor, olvidamos su existencia y continuamos con nuestra vida.

Sin embargo, la vida de los residuos comienza en ese preciso instante. Sin que seamos conscientes de ello, cantidades ingentes de una masa heterogénea de desperdicios domésticos formados por multitud de materiales han de ser gestionados… O directamente quemados, o arrojados a vertederos, o transportados a terceros países, o vertidos al mar…

Cuando no son adecuadamente gestionados, el impacto ambiental de los residuos se traduce en liberación de sustancias tóxicas para el entorno (todo tipo de sólidos, líquidos y gases) y en el uso del espacio para la acumulación de basura. En resumen, contaminación.

En cambio, una adecuada gestión de los residuos en plantas de separación y reciclaje permite evitar esta contaminación y transformarla en nuevas materias primas que representan el futuro de la sociedad hacia una economía circular. Respecto a esto, es importante tener en cuenta que todavía nos encontramos en los inicios de ese caminar y que el camino por andar es incierto.

En la realidad actual, todo tipo de materiales se producen y expanden por doquier en el mundo. Sin embargo, no somos capaces de separar, procesar, reutilizar o reciclar todos los residuos que estos materiales generan. ¿Las razones? Dificultades técnicas, falta de compensación económica o por carencia de plantas para procesarlos.

Conclusiones

Ciertos tipos de producciones industriales y de modos de consumo de productos generan impactos negativos en el medio ambiente. Si conocemos las causas de estos impactos podremos prevenirlos.

Una buena manera de entender de dónde provienen estos impactos es realizar el análisis del ciclo de vida de los productos de forma fraccionada, dividido en fases.

Realizando este tipo de análisis podremos tomar decisiones informadas y certeras acerca de la sostenibilidad de  los productos, de nuestro grado de implicación con el medio ambiente y de nuestra actitud hacia el consumismo.

Integrar en nuestra mente que El mejor residuo es el que no se genera nos ayudará a repensar nuestro consumo y aprovechamiento de recursos.

Esperamos que este artículo te haya resultado interesante y te inspire a tomar decisiones que nos lleven hacia una vida sostenible. Agradecemos que compartas el post con otras personas a las que pueda interesar.

Nos vemos pronto con nuevas infos acerca de Consumo Responsable.

¡Salud y fuerza!

Pilar Caamaño Chinchilla

Pilar Caamaño Chinchilla

Autora

Redactora especializada en Vida Sostenible